?

Log in

[icon] Por aquello de que todo se vale... ^.^ - Harry Potter Ludicrous Fanfiction Community.
View:Recent Entries.
View:Archive.
View:Friends.
View:Profile.

Current Music:"Breakable" - Fisher
Security:
Subject:Por aquello de que todo se vale... ^.^
Time:08:25 pm
Current Mood:contentcontent
Titulo: El máximo tono de rojo
Autor: Umi
Reto: Todo se vale
Raiting: PG-13
Resumen: Una poción fallida causa un cambio significativo en el cuerpo del Weasley más cercano a Potter, trayendo innumerables consecuencias consigo :).
Comentarios: Oh, sí, otro de esos fics absurdos basándome en el recurso barato de la poción fallida xD. Male pregnancy... ¿quieren leer? >:) (Por cierto, este es el primero de unos tres capítulos. Espero publicar lo que resta de la historia a más tarde la siguiente semana :P).


Ron bajó la vista con nerviosismo cuando estuvo frente a Dumbledore. Sus mejillas otrora pálidas del susto estaban ahora coloreadas al máximo tono de rojo.
-Muy bien… -el director lo miró con seriedad, pero esto no hizo que la típica amabilidad de su voz y rostro se perdiera-, creo que estamos en un serio problema, Sr. Weasley.

Ron escondió su cara entre sus manos. Estaba en un problema mayúsculo, eso ya lo tenía ya bien claro, no había necesidad de que el director se lo repitiera.

-Pero no se preocupe, los accidentes suceden, encontraremos una solución adecuada –los azules ojos del director lo miraron con una ternura y paternalismo que Ron casi se sintió asqueado. Era demasiado.
-Profesor… Bueno, es que yo… yo no le he dicho pero… creo que estoy embarazado.
Dumbledore parpadeó un par de veces y lo miró, su semblante siempre ecuánime:
-¿Cómo dices?
-Bueno, es que… verá… un rato antes del… accidente con la poción, pues yo había… había… -Simplemente no se sentía capaz de hablar. No se arrepentía, no había hecho nada malo, todo lo contrario, había sido algo muy bueno. Y aún así, se sentía avergonzado.
-¿Tuviste relaciones sexuales? –preguntó el profesor con tranquilidad.
Ron titubeó antes de contestar. La conversación estaba resultando sumamente embarazosa –Sí –finalmente la palabra salió de su boca. Una sonrisa nerviosa se formó en su rostro y el rubor de sus mejillas era tan intenso que cualquiera hubiera pensado que su cabeza era una cereza gigante.
-Vaya… -Dumbledore se acomodó sus gafas que resbalaban sobre el puente de su nariz –Eso resulta aún más inconveniente.

Ron se llevó la mano inconscientemente hacia su abdomen. Los cambios que habían ocurrido en su cuerpo los últimos días, aunque internos, habían sido drásticos, y ahora todo se veía diferente. Era mucho más… femenino.

Todo había comenzado el sábado pasado, cuando de castigo, el profesor Snape le había puesto a él, Harry y Neville preparar una complicada poción que hacía que una persona cambiara de sexo durante un tiempo determinado. En realidad, la poción sólo cambiaba la apariencia exterior de una persona, si quien bebía el brebaje se convertía en mujer, seguía teniendo próstata.

Los tres se divirtieron un rato especulando sobre por qué el profesor les pediría una poción de cambio de sexo, y eso los distrajo. La obvia complicación fue que Neville, pésimo en pociones, lo echó todo a perder, culminando el castigo con un Ron bañado en una pócima viscosa y de olor desagradable. En la enfermería, Madame Pomfrey se preocupó por el terrible dolor de abdomen que Ron padecía, así que al examinarlo con magia similar a los ultrasonidos muggles, descubrió algo terrible y a la vez imposible de creer: los órganos sexuales internos de Ronald Weasley estaban, por decirlo así, mutando, y gradualmente se convertirían en los de una mujer.

Al analizar minuciosamente la poción, el profesor Snape descubrió que ese sería su único efecto, sin embargo, de no encontrar un antídoto apropiado, Ronald se quedaría el resto de su vida con un útero, ovarios, trompas de Falopio y una menstruación cada 28 días.

Durante un periodo de seis días, sus órganos habían estado en constante cambio, causándole terribles espasmos de dolor y una semana perdida de clases. El profesor Dumbledore había escrito a todos los magos especializados en pociones más importantes del mundo, para que trabajaran en conjunto buscando un antídoto. Empero, ni siquiera habían llegado a Hogwarts aún, y Ron ya tenía todos los órganos reproductores internos de los que una mujer fértil pudiera presumir.

-Bueno y… -las palabras del director lo regresaron al presente -¿tu crees que podrías estar embarazado?
-Eso es lo que dije… -Ron comenzaba a desesperarse –, señor –se apresuró a añadir. No quería problemas por faltarle al respeto a Albus Dumbledore. Sus padres llegarían en cualquier momento para discutir la situación, y ahora todo había empeorado.
-Pero si tuviste relaciones con una chica eso no es posible, Ron, despreocúpate –Dumbledore habló con rapidez y negligencia, algo poco usual en él; lo hizo como si tratara de convencerse a sí mismo de que aquello simplemente no era posible, como un recurso barato para tranquilizarse.
-Es que… -el rostro de Ron enrojeció más, si esto aún era posible-, no tuve relaciones con una chica, señor, sino con un… -el pelirrojo fingió una débil tocesita antes de decir la siguiente palabra: -chico.
-Oh… ya veo… -Dumbledore sonrió con nerviosismo-. En ese caso, creo que lo que debes hacer es ir inmediatamente a la enfermería para que Madame Pomfrey te examine y determine si estás o no embarazado. En cuanto tus padres lleguen aquí, yo hablaré con ellos, no te preocupes.

“No te preocupes” pensó Ron con acidez. Decirlo era bastante fácil si no poseías un aparato reproductor que no te correspondía.
-Sí, señor. Permiso –el pelirrojo salió con rapidez de la oficina del director. Afuera, Harry y Hermione lo esperaban con miradas de nerviosismo.

-¿Qué sucedió, Ron? –Hermione se apresuró a preguntar.
-Nada… tengo que ir otra vez a la enfermería –contestó rápidamente. Sin embargo, Harry le dedicó una mirada penetrante.
-Te acompaño –dijo con voz firme.
-Yo también –a Hermione tampoco le temblaba la voz. Ron suspiró.
-No es necesario….
-Vamos, Ron, ¿te sientes mal otra vez? –Hermione ya le había brindado su brazo para caminar. El pelirrojo lo aceptó por educación, porque cada vez que Hermione trataba de ser comprensiva y ayudarlo, él se sentía más desdichado y estúpido.
-No… es que… No es nada, pero debo de ir. No tienen que acompañarme, puedo ir solo –Ron sonrió nerviosamente. Hermione frunció el ceño.
-Está bien –dijo y lo soltó, pero inmediatamente volvió a sonreír-. Si necesitas algo sólo búscame, ¿entendido?

Ron asintió lentamente y comenzó a caminar hacia el hospital. Hermione llamó en vano a Harry para que la acompañara a la Torre de Gryffindor.
-¿Qué sucede, Ron? –preguntó Harry bruscamente mientras acompañaba al susodicho a la enfermería.
-Es sobre lo que te hablé esta mañana…
-Vas a verificar, ¿no? –Harry habló pausadamente y con ansiedad.
-Sí, le dije a Dumbledore.
Potter frunció el ceño-¿Qué? ¡Pero acordamos que primero confirmarías…!
-Lo sé, lo sé –Ron se excusó moviendo la cabeza-. Pero si estoy emb… lo que ya sabes, y mis papás vienen ahora y no digo nada… pues el problema sería peor, ¿no crees?
Harry tuvo que admitir que Ron tenía razón-Cierto, discúlpame. Es que esto es tan repentino, estoy confundido, es tan extraño -hablaba en voz muy baja y de manera pausada, casi para sí mismo.
-Si así te sientes tu –dijo Ron-, imagina como me siento yo.

En ese momento, Ron tocó con los nudillos la puerta del hospital. Madame Pomfrey, sonriente y tranquila, abrió la puerta y lo dejó pasar. Harry esperó interminables minutos afuera de la enfermería hasta que Ron salió. Por la expresión en el rostro del pelirrojo, Harry supo que las noticias estaban confirmadas. Aún así, se aventuró a preguntar:
-¿Y bien…?
Ron suspiró profundamente y buscó su brazo para apoyarse –Harry, voy a tener un hijo tuyo.

***

Jamás en su vida se había sentido tan miserable. Su madre lloraba con sollozos apagados, señal de que un terrible dolor la atormentaba. Su padre mantenía la mirada perdida en algún lugar detrás de Dumbledore, haciendo enormes esfuerzos por no perder la calma. En un rincón del despacho, Harry recargaba su cuerpo contra la pared y miraba periódicamente a cada uno de los actores de la escena.

-Bueno, bueno… -el director le ofreció galletas de canela a la señora Weasley-, creo que tengo una solución, al menos temporal, a este asunto. Ron podrá seguir estudiando todo el tiempo que su embarazo se lo permita. Sólo faltan dos trimestres para que termine el año, y creo que podrás graduarte sin muchas complicaciones –Albus le sonrió una vez más con cariño y paternalismo.
-Pero… ¡un momento! –Ron interrumpió abriendo los ojos desmesuradamente -¡Yo no estoy preparado para ser padre! ¡Sólo tengo 17 años! ¡Además de eso, ni siquiera puedo tener hijos! ¡Podré tener útero… pero no hay orificio por el que pueda salir el bebé! ¡Ni siquiera me han preguntado si quiero tenerlo!
-Basta, Ronald –su madre lo interrumpió bruscamente-. El profesor Dumbledore propone la solución más sensata. Tendrás al niño, después te aplicarán el antídoto para que vuelvas a ser hombre (Espero que para ese entonces ya lo hayan descubierto…) Te conseguirás un buen empleo y lo criarás -dicho esto, la señora Weasley se tiró a los brazos de su marido a sollozar.

Ron hubiera querido protestar, pero las lágrimas de su madre cerraron su boca automáticamente.
-Está bien –murmuró.
-¡Claro que está bien! –exclamó Arthur con ira contenida-. Es lo mejor. Profesor, ¿necesita que nos quedemos para algo más?
-No, Arthur, eso es todo –Dumbledore le sonrió con amabilidad.
-Gracias, entonces, tenemos que irnos –Arthur y Molly se pusieron de pie y caminaron hacia la salida. Ron hubiera querido hablarles, pero la gélida mirada que le dedicó su padre fue suficiente para congelar las palabras en su garganta.

No supo por qué, pero en cuanto sus padres abandonaron la escuela, Ron se sintió un poco más liberado. Sabía que los había decepcionado al haberse embarazado, y definitivamente era una situación en la que jamás pensó que estaría, sobre todo desde que descubrió (no sin ayuda de Harry) que era homosexual. Dumbledore invitó a Potter a que se sentara junto a Ron y le ofreció las galletas de canela que la Sra. Weasley no había ingerido.
-Quiero que sepan -comenzó a hablar el director calmadamente- que pienso apoyarlos en todo lo que me sea posible. Supongo que no han llegado a una decisión sobre qué es lo que quieren hacer de ahora en adelante, ¿cierto? Si necesitan algún tipo de consejo, siéntanse libres de venir a pedírmelo.
Ron parpadeó sorprendido, al igual que Harry.
-Pero mis padres dijeron...
-Tus padres aceptaron mi consejo y te lo impusieron como solución, Ron –súbitamente, Dumbledore había comenzado a hablarle de tu, de una forma que continuaba siendo incómodamente paternalista- Sin embargo, no significa que tengas que hacer lo que ellos digan. Estaban aún muy alterados por la noticia, así que supe que no tendría caso pedirles que se quedaran a discutir el asunto contigo, únicamente habría empeorado las cosas. Díganme, ¿han pensado en una solución a esto?

La terrible palabra se le vino a la cabeza, pero Ron no se atrevió a pronunciarla. Con toda seguridad, Harry había pensado en eso también, pero de igual manera no había sido capaz de decir nada.
-¿Piensan tener al niño? -Dumbledore lo preguntó directamente. Ron respiró profundamente y Harry pareció encontrar algo muy interesante en sus zapatos.
-Yo... -el pelirrojo abrió la boca, pero no se sentía completamente seguro de lo que diría a continuación-, yo quisiera no tenerlo... quiero decir, debe ser muy riesgoso, y aún cuando no lo fuera, yo no me siento preparado para afrontar una responsabilidad así...
-¡Yo tampoco! -intervino Harry bruscamente, dejando que la desesperación tiñera sus palabras- ¡Es muy difícil! ¡Nosotros somos muy jóvenes! ¿Cómo demonios vamos a criar un hijo por nuestra propia cuenta?

En ese momento, Ron se dio cuenta de algo que le regaló algo de esperanza: Harry estaba hablando de los dos.
-Espera un minuto -lo interrumpió-, ¿estás diciendo que... que piensas seguir conmigo?
-¡Por supuesto que sí! -exclamó Harry, sorprendido- ¿pensabas que no me haría responsable? Te amo, Ron, te lo he dicho un millón de veces, y porque este hijo es de ambos lo amo también; por lo tanto, no voy a abandonarlos, ni a ti ni a nuestro bebé.
-¿De verdad?
-¡Claro que sí! -Harry le sonrió tan amorosamente que Ron sintió deseos de colgarse de su cuello y besarlo apasionadamente, pero entonces recordó que Dumbledore seguía ahí, aunque estuviera mucho más interesado en seguir la trayectoria de una mosca alrededor del despacho que por la plática amorosa de sus alumnos consentidos. Los retratos de los antiguos rectores de Hogwarts cuchicheaban entre sí, algunos sorprendidos, algunos indignados, algunos entretenidos, pero el pelirrojo y el moreno ignoraron los murmullos críticos a sus espaldas.
-Bueno, en ese caso -Ron se sintió mucho más fuerte en ese momento-, pienso tener este hijo. Así como dijeron mis padres, seguiré estudiando y me graduaré y después trabajaré para mantenerlo.
-Y yo no voy a abandonarte -Harry tomó con firmeza la mano de Ron.

Dumbledore les sonrió satisfecho.
-Me parece bien, muchachos. Sobra decirte, Ron, que debes visitar a la señora Pomfrey regularmente para que vigile el proceso de tu embarazo. Debes cuidarte y seguir todas sus indicaciones. Si necesitan algo, cualquier cosa, no duden en solicitármelo.



comments: Leave a comment Previous Entry Share Next Entry

(Anonymous)
Link:(Link)
Time:2004-10-21 07:13 pm (UTC)
Me gustó mucho, por que a pesar de que es algo totalmente absurdo, lo estás justificando bien..
hablas como la conciencia de Dumbledore.. (creo que se deja sentir tu personalidad a través de ese personaje =P) - jajajajajaja.. muy divertido.. sobre todo lo de 'harry, voy a tener un hijo tuyo'.. jajajajaja..esta muy ameno y entretenido ^_^
(Reply) (Thread)


ungalad
Link:(Link)
Time:2004-10-21 07:30 pm (UTC)
Jeje, gracias, cierto, quizás me metí en el personaje de dumbledore (por ahora olvidémonos de los marty stus...) un poquitín xD. Gracias por el comment!
(Reply) (Parent) (Thread)

tocada
Link:(Link)
Time:2004-10-21 07:34 pm (UTC)
La verdad es que al leer el summary y las advertencias y toda esa información spoileadora que te obligamos y me obligan a poner en comunidades y archivos sentí miedo, mucho miedo. No me gusta la pareja Ron/Harry. No es que "generalmente" no me guste, es que no me gusta. Sin embargo, al comenzar a leer, y seguir leyendo, no pude evitar tener que aguantarme la risa. Good job! ^^
(Reply) (Thread)


ungalad
Link:(Link)
Time:2004-10-21 07:41 pm (UTC)
Jeje, a mí me gusta mucho :P, pero no me importa ridiculizarla xD. Gracias por leer ^_^.
(Reply) (Parent) (Thread)

tocada
Link:(Link)
Time:2004-10-21 07:48 pm (UTC)
Adoro la comedia. El romance (plus drama plus angst plus culebron) me trauman y asquean. So, don't be worried.
(Reply) (Parent) (Thread)

[icon] Por aquello de que todo se vale... ^.^ - Harry Potter Ludicrous Fanfiction Community.
View:Recent Entries.
View:Archive.
View:Friends.
View:Profile.